El Extramundi y los papeles de Iria Flavia 52

Número 52

Invierno 2007

Sumario
La inquietante patografía de Camilo José Cela

José Mª Rodríguez Tejerina

ANTOLOGÍA DE TEXTOS, ARTÍCULOS Y POEMAS (1943-1996), CAMILO JOSÉ CELA:
Breve nota para médicos y farmacéuticos
Grado y oficio
Las horas muertas
Carta a una jovencita delicada de salud
Ideas y palabras
Parábola del niño sano y enfermo
El joven enfermo
La vida y la muerte
El elixir de la juventud
No hay prenda como la salud
Trasgos zascandiles
El reloj biológico
El miedo al decoro
Los saltos en el vacío
La medicina popular en Galicia
El dolor y algunas emociones
Enfermedades viejas y nuevas
Enfermedades postizas
Enfermedades vergonzosas
Salud y memoria
Un peldaño que sólo la muerte ahorra: el climaterio
El estrés
Belleza y salud mental
Más sobre la belleza y la cordura
Gripe en solitario
La enfermedad de Gutiérrez
Eros y Koch
El bacilo de Ffeiffer
La quebradiza osamenta
Oficios calvos
Palabras poco conocidas
Remedios caseros y eficacia no comprobada
Las medicinas sanas
La herramienta de la humildad
El respeto al corazón
La Cirugía pintoresca
El Santo temor al dentista
Signos externos de riqueza
Las virtudes del poleo
Alcohol de botica
Lombrices de tierra contra la gripe
Cierre usted la boca, señorita
De aceite a aceite
Tratamiento de la relojofagia
Comer como Dios manda
Elogio de las yerbas
Dieta poco recomendable
Actitudes saludables
La dosificación de la holganza
Un paseíto higiénico
Palos de ciego
Vivir para ver
Mal asunto
E1 precio de los ombligos
Dieta y agresividad
Los garbanzos de Popeye
La báscula, esa conciencia
El trasplante de cabezas
Los peligros del baño
El gorro de dormir
Invención e investigación
Un despropósito
Las palabras de un sabio
Rubén y Cajal
Breve, amistoso, delantal
Carta a Don Pedro
Escapando del raro oficio del difuntiño
Gimnasia ante las malas noticias
Espectáculo para la hora de la digestión
Recetario higiénico y saludable
Así se las ponían a Fernando VII
Medidas de salud privadas
El vicio de fumar
Poema de la sangre en las venas
La vacuna del tifus
Ay, almorrana, almorrana
Nota del autor antes de seguir más adelante
Anejo único. Informe forense
La rosa [fragmentos]
Marañón, el hombre